domingo, 12 de noviembre de 2017

El tirano, de Valerio Massimo Manfredi


Título: El tirano
Autor: Valerio Massimo Manfredi.

En este libro se novela la vida de Dionisio I de Siracusa, que llegó a ser dueño y señor absoluto de las colonias griegas de la isla de Sicilia durante el siglo IV a. C.

En esa época se produjo una encarnizada lucha entre griegos y cartagineses por el control de las boyantes polis sicilianas. En un principio la poderosa Cartago se impuso sobre las desunidas colonias helenas, que gozaba cada una de su propio sistema democrático. La flota cartaginesa, pues, se hizo con varias de ellas, reduciéndolas a escombros y exterminando o esclavizando a sus habitantes. El líder de la oposición griega fue el protagonista de esta novela, Dionisio de Siracusa, al principio solo un alto mando más de los helenos de la isla.

Dionisio combatió en lo que a priori era una lucha por la pura supervivencia, y gracias a su energía y su inteligencia empezó por dominar a todas las polis griegas y someterlas a un gobierno absolutista centrado en una sola persona: él mismo, un tirano; de tal modo presentaba un solo frente, sólido y compacto, contra el enemigo común. A pesar de granjearse el odio de los demócratas, a los que anuló incluso por la violencia, sus medios totalitarios dieron resultado y, tras muchas batallas y movimientos audaces, consiguió frenar e incluso a veces expulsar de sus ciudades a los cartagineses.

A partir de ahí, el poder del tirano Dionisio creció hasta el punto de erigir un pequeño imperio griego en el Mediterráneo occidental, conquistando incluso territorios del sur de la península itálica. Bajo su gobierno se idearon revolucionarias máquinas de guerra y embelleció Siracusa y las otras ciudades que controlaba. Pero todo lo que sube cae, y cuanto más alto se llega más dura es la caída, como bien nos muestra esta novela.

Valerio Massimo Manfredi

El libro, pues, narra tanto el ascenso de Dionisio y su época más boyante, como su declive y su casi inevitable caída, que provocó también el derrumbe del sistema que había alzado.

En cuanto al estilo, Manfredi es tosco, a veces simplista, y el ritmo en ocasiones se acelera demasiado, por lo cual da la impresión de que la narración marcha a trompicones; pero lo compensa con una sorprendente agilidad narrativa, de tal modo que logra atrapar al lector y mantenerle atento hasta el final, lo que explica la causa fundamental de su éxito. No es ningún virtuoso de las letras, pero conoce bien las bases de la escritura cuyo fin es el puro y duro entretenimiento. Además, la propia historia que cuenta es en sí muy amena y tiene los ingredientes propios de un bestseller: luchas y batallas, intrigas políticas, romances y relaciones de amor/odio entre amigos y amantes, así como personajes de una pieza que se dejan llevar por las pasiones… Por ello, aunque el crítico literario eche pestes de la novela, el lector que solo busque evadirse con una historia de aventuras y batallas encontrará exactamente… eso.

No obstante, donde más brilla Manfredi es en el tratamiento de los personajes, que van cambiando y evolucionando durante la trama, desde unos principios idealistas e ingenuos, hasta quedar impregnados del cinismo, la maldad y la soledad propias del poder despótico.

Y si bien las batallas y luchas merecerían un poco más de descripción, se agradecen los mapas sobre las mismas, que ayudan a entender su desarrollo.

En resumen, este es un libro que se olvida de inmediato en cuanto se termina de leer, pero que hasta entonces cumple su función de entretener.

Andrés Díaz Sánchez.   

4 comentarios:

  1. Muy deacuerdo.. El fuerte de Manfredi es el desarollo de los personajes... una lectura muy agil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David, muchas gracias por tu comentario.

      Ciertamente Manfredi sabe imprimir emoción y pasión a sus libros, que en otros aspectos son un poco fallidos, pero en cuanto al entretenimiento son brillantes. Creo que está en la tradición de otro gran escritor de aventuras italiano: Salgari, me recuerda un poco al gran Emilio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No he leído esta novele. La tengo entre mis futuribles, pero no sé cuándo llegará su turno. Manfredi, aun no siendo de mis preferidos, es un autor con cuyos textos siempre pasas buenos ratos. No es Pressfield pero tiene lo suyo. Recomiendo su trilogía de Alejandro o el relato largo La Conjura de las Reinas. Muchas gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toni.

      Gracias a ti por tu comentario y opiniones. La trilogía de Alexandros la leí en su día y he de reconocer que no me gustó. Tiene buenos momentos y una carga épica bastante fuerte, aparte del ritmo rápido y entretenido "marca Manfredi", pero la visión de Alejandro me parece demasiado edulcorada y cercana a un público actual, demasiado comercial, por así decirlo. Pressfield sí hizo una versión muy brillante, más creíble y dura, en mi opinión, del gran Alejandro. De Manfredi he leído además "Talos de Esparta", también épico y entretenido, pero igualmente con una visión un tanto dulzona de los espartanos. Sin embargo, en "El tirano" sí me parece que hace un cuadro más serio y realista de Dionisio de Siracusa, personaje tremendo, y sin embargo poco conocido, de la Antigüedad, con sus luces y sus sombras (sobre todo sombras), y sí disfruté mucho con su caracterización. Cuestión de gustos, supongo.

      Por cierto, es posible que publique una futura reseña del mencionado libro "Talos de Esparta", de Manfredi, en este mismo blog.

      Un abrazo.

      Eliminar