domingo, 10 de diciembre de 2017

La odisea de los 10.000, de Michael Curtis Ford

Título: La odisea de los Diez Mil
Autor: Michael Curtis Ford

En el siglo V a. C. habían finalizado ya las guerras civiles griegas que dieron la supremacía a Esparta sobre Atenas. Debido a la nueva situación en Grecia, miles de guerreros quedaron sin ocupación y buscaron nuevos lugares donde actuar. Uno de estos contingentes estaba formado por diez mil combatientes procedentes de Esparta, Atenas, Rodas y otros enclaves helenos, y su campo de acción eran las inmensas tierras del Imperio persa. Allí lucharon a favor de Ciro, hermano del gran rey Artajerjes, en una guerra por el control del Imperio. La facción de Ciro fue derrotada y sus mercenarios griegos, los famosos Diez Mil, liderados por el general ateniense Jenofonte, llevaron a cabo una de las más grandes gestas bélicas de la Historia: tuvieron que huir a través de un territorio extensísimo, a través de desiertos y cumbres heladas, perseguidos de cerca por el ejército persa y hostigados por las tribus que hallaron a su paso, todo ello para escapar de Persia y volver a su patria. Lo que parecía imposible sucedió y al final, aunque diezmados, los orgullosos griegos llegaron hasta el querido territorio heleno. Esta odisea fue inmortalizada por Jenofonte, el general que lideraba los Diez Mil, en su obra Anábasis

El libro La odisea de los Diez Mil es una novela basada en tal suceso histórico. El narrador es precisamente el esclavo personal de Jenofonte, por lo que en una primera parte de la narración se nos cuenta el crecimiento personal y la forja del carácter y convicciones, del famoso general, hasta su llegada a tierras persas; a partir de ahí, empieza la acción propia de la Anábasis. Así, por el texto desfilan variopintos personajes, como el famoso Sócrates o el espartano Clearco, primer —y temible— general de los Diez Mil. 

Michael Curtis Ford.

La recreación histórica de los pueblos —griegos u orientales— que hace el autor parece muy esmerada y trabajada. Es de agradecer el grado de aproximación al modo de pensamiento de aquellas gentes, muy influenciadas por la presencia de dioses y seres míticos a los que consideraban por completo reales, y también la descripción de los valores que les sustentaban, tan lejanos a los nuestros. Aunque los personajes llevan a cabo actos heroicos y sacrificados, son también humanos y revelan igualmente dudas, egoísmo, bajeza y hasta cobardía. La descripción de los sacrificios y sufrimientos que han de soportar los griegos en su largo y esforzado retorno al hogar añade crudeza, realismo y verosimilitud al texto. 

Ilustración de Johnny Shumate. 

El estilo es rico, pues el autor no se limita a narrar hechos de una manera documental, sino que pone su propia impronta en el manejo de la palabra y a veces se recrea en ella, logrando muchos aciertos, pero pecando en ocasiones de una densidad excesiva. El libro trata de hechos fundamentalmente épicos, pero tampoco se cargan las tintas en este sentido y solo aparece una gran batalla, la de Cunaxa, muy bien descrita, por cierto. En este sentido, podrían haberse aprovechado muchos otros momentos con carga épica, como las continuas luchas que han de sostener los griegos contra los persas y las tribus del Imperio aqueménida, que sin embargo se describen de modo somero. Esta es, quizás, la única pega del texto.

En resumen, se trata de una novela bien escrita, recomendable para los que gustan de las novelas ambientadas en la Antigüedad.


Andrés Díaz Sánchez.

11 comentarios:

  1. No puedo leer todos los libros de tus magnificas reseñas pues el tiempo de lectura es limitado pero sin duda tomo buena nota..🖤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David.

      Como verás más abajo por lo que dice Toni, La odisea de los 10.000 es un buen libro, pero no de los más épicos y espectaculares de historia de la Antigüedad. Yo te recomendaría, si puedes leer pocos por el tiempo limitado (cosa que a mí también me ocure), que empezaras por Steven Pressfield, del que ya hemos hablado en este blog (el libro de Alejandro Magno, por ejemplo).

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. La leí el mes pasado y he de reconocer que está bien escrita. Michael Curtis demuestra en todo momento que sabe lo que hace, sin embargo su estilo no me embrujó. Por momentos, se me hizo pesada. Así con todo le pongo un siete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Toni, pienso igual que tú. Este libro no es malo, se deja leer, pero no es de lo mejor dentro de la novela histórica épica del periodo de Antigüedad. Hay otros muchos mejores.

      Gracias por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Yo haría caso al señor Andrés, señor David. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurre que algún día habría que meter una entrada con las mejores novelas históricas épicas, para la gente que quiere ir a por lo más de lo más sin perder tiempo en obras poco intensas. Antes, claro está, pediría opinión a varios entendidos, entre ellos tú, Toni. Pero es solo una idea pasajera.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la flor.
      A mí me parece una idea estupenda. Cuenta conmigo para lo que sea.

      Eliminar
  4. Si hay que citar novelas históricas de un marcado tono épico, es inevitable mencionar "El águila en la nieve" de Wallace Breem y "Águilas y cuervos" de Pauline Gedge (más interesante, para mí, que sus novelas del período faraónico).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Crisagón.

      No conozco esas novelas y autores que citas, aunque por lo que dices deben ser muy intensas e interesantes. Lo apunto en mi larga lista de "recomendados". Muchas gracias por tu aporte.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. El águila en la nieve es un novelón. Sin duda, nos daríamos de tortas para elegir su posición.

      Eliminar
    3. Si lo recomendáis los dos, tiene que ser buena. La apunto. Gracias.

      Eliminar