domingo, 21 de enero de 2018

Los Reyes Malditos I: El rey de hierro, de Maurice Druon.

Los Reyes Malditos I: El rey de hierro
Autor: Maurice Druon.

Hay quien piensa que la Historia es un asunto aburrido y pesado, que leer libros históricos es un martirio y una tortura de fechas y nombres, entre los que uno se marea y se pierde sin remedio. Sin embargo, la Historia es la madre de todas las historias. En manos de un cronista hábil puede convertirse en un relato no solo entretenido, sino también fascinante.

Ejemplo de ello es la serie Los Reyes Malditos, escrita por el francés Maurice Druon y publicada originalmente entre los años 1955 y 1977. Los siete libros que la componen son los siguientes (entre paréntesis el título original y año de publicación): 

1. El rey de hierro ( Le Roi de fer, 1955)
2. La reina estrangulada (La Reine étranglée, 1955)
3. Los venenos de la corona (Les Poisons de la couronne, 1956)
4. La ley de los varones (La Loi des mâles, 1957)
5. La loba de Francia (La Louve de France, 1959)
6. La flor de lys y el león (Le Lys et le lion, 1960)
7. De cómo un rey perdió Francia (Quand un Roi perd la France, 1977)

Maurice Druon

Es sin duda una de las mejores series de novela histórica medieval que se han escrito, tanto por la narración en sí misma como por el estilo literario, hasta el punto de que el propio G. R. R. Martin llegó a asegurar que esta serie fue una de sus mayores inspiraciones a la hora de escribir su famosa Cancion de Hielo y Fuego. En efecto, Los Reyes Malditos narra un Juego de Tronos de intrigas palaciegas, traiciones, asesinatos y guerras crueles que deja la saga de Martin, y cualquier otra de Fantasía moderna, a la altura de simple ejercicio escolar. A riesgo de cansar, se debe repetir que no hay mejor maestra a la hora de escribir Fantasía Épica que la propia Historia real de los seres humanos.

Representación imaginaria (s. XIX) de la
ejecución de Jacques de Molay. 

El primero de los siete libros, El rey de hierro, empieza con el proceso y ejecución de Jacobo de Molay, el gran maestre templario. Según cuenta la leyenda, mientras era quemado en la hoguera y ante el gentío de París, lanzó una terrible maldición:

«Dios conoce que se nos ha traído al umbral de la muerte con gran injusticia. No tardará en venir una inmensa calamidad para aquellos que nos han condenado sin respetar la auténtica justicia. Dios se encargará de tomar represalias por nuestra muerte. Yo pereceré con esta seguridad.»

Otras fuentes señalan que además emplazó a sus principales enemigos: el rey Felipe IV, el secretario real Nogaret y el Papa Clemente V, a sufrir el Juicio de Dios en menos de un año. De manera casi mágica, al cabo de poco morían los tres citados, en algún caso entre grandes dolores. Esto hace sospechar que se trataría de una maldición añadida a posteriori, para ajustarla así a los hechos. Sea cierto o no, todo esto da mucho jugo para una novela histórica y Maurice Druon se mete bien en faena, no contentándose con el periodo inmediatamente posterior a la muerte de Molay, sino alargándolo durante siglos, a través de sus siete novelas.

Según Druon en la novela El rey de hierro, Jacobo de Molay en la hoguera proclamó a los reyes de Francia ¡Todos malditos, hasta la séptima generación!, y la historia de su país se ajusta a ello, pues en los siglos siguientes Francia, que por la época de Felipe IV el Hermoso era una nación fuerte, económicamente poderosa y en relativa paz, sufrió desde la muerte de Molay toda clase de calamidades, en el interior y el exterior, la mayor de ellas la llamada después Guerra de los cien años, durante la cual el país fue invadido y devastado por los ingleses. Estas desgracias acompañaron también a su monarquía, destripada y desfondada en luchas internas. Aquella maldición novelesca pareció dar grandes y amargos frutos.

Felipe IV el Hermoso (autor desconocido,
Biblioteca Nacional de Francia)

La serie Los Reyes Malditos narra en forma de novelas el devenir de esos reyes que, empezando con Felipe IV el Hermoso, ejecutor de Jacobo de Molay, sufrieron la maldición templaria. Este primer volumen, El rey de hierro, está dedicado a dicho rey, y a la compleja telaraña de intrigas, traiciones, amoríos y luchas por el poder tejida a su alrededor, y que incumben a un gran número de familiares, nobles e incluso a gentes de baja cuna. Por este y los siguientes libros desfilan los propios templarios, los reyes, los nobles, banqueros, espías, alcahuetas, amantes, maridos reales cornudos y princesas infieles, los defensores de un estado centralizado y los partidarios de un feudalismo extremo, los obispos y cardenales, las cortesanas, los infantes y otros personajes, en un rico surtido de tipos humanos de ambos sexos, cada uno con sus propias motivaciones. El autor sabe distribuirlos y hacerlos funcionar en un complicado ajedrez donde los peones, a veces, son tan importantes como los propios reyes. La documentación es impecable y las descripciones, perfectas. Nos encontramos con un espléndido fresco del Medioevo tardío. Si a todo ello le sumamos un estilo ágil y rápido que no sólo entretiene, sino que vuelve adictiva la lectura, estamos ante una serie de libros aptos tanto para el aficionado a la Historia como para quien solo quiere un texto que le mantenga entretenido desde la primera a la última página.

Andrés Díaz Sánchez.










6 comentarios:

  1. Me gustaron mucho.... aunque solo llegue a la loba de Francia... Cronwell me recuerda mucho a Druon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Solo a ese llegaste? Yo me los cepillé todos. Cornwell es más épico, tiene mucha más violencia.

      Gracias por tu comentario, David. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bueno, como se habla de novela histórica en esta entrada, voy a ser un poco polémico.

    Considero que, actualmente, los escritores de narraciones históricas más interesantes en España son Leon Arsenal y Javier Negrete. Claro está que no he leído a todos los novelistas de este género, pero creo que esos dos nombres son superiores a José Luis Corral, Maeso de la Torre o Toti Martínez de Lezea.

    Al menos esa es mi opinión, ¿vosotros qué pensáis al respecto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Crisagón.

      De León Arsenal y Javier Negrete solo he leído Fantasía, no novela histórica, así que no puedopinar. Y en cuanto a José Luis Corral, solo he leído una novela, la del Cid, y por tanto no puedo compararla con los anteriores. De Maeso de la Torre o Toti Martínez de Lezea no he leído nada, y de lo que no he leído nunca opino. Así pues, no puedo contestar a tu pregunta sobre quiénes son superiores o inferiores. No obstante, si otros lectores del blog quieren hablar sobre este tema, adelante, me encantará leer sus opiniones.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Vaya, observo que la gente no se anima a debatir u opinar sobre el tema.

    Pues ya que he sacado el tema de la novela histórica española, aprovecho para señalar un clásico del género: "Sonnica la cortesana" de Vicente Blasco Ibáñez. Su narración de la caída de Sagunto a manos de Aníbal consigue un dramatismo muy logrado, pese a algún exceso romántico. Y su descripción de las tribus celtíberas hubiera encandilado al mismo Robert E. Howard.

    Una muy digna novela muy bien escrita que está por reivindicar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda debe ser una novela épica e interesante.

      Un saludo, Crisagón.

      Eliminar